Edificio modernista construido entre 1905 y 1908 por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner como sede del Orfeón Catalán. Se trata de la única sala de conciertos modernista declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. En el proyecto se ha intervenido en las fachadas de Plaça Palau, realizando una fachada suspendida, soportando el peso por medio de cables de acero inoxidable y su resistencia al viento a través de tubos horizontales fijados a la fachada de piedra, también realizados en acero inoxidable. En la zona lateral de la Plaça encontramos un habitáculo y una fachada realizados con un sistema stick convencional, así como las puertas de acceso, remates, etc. Para todo ello se ha llevado a cabo el diseño, fabricación, suministro e instalación de todos los elementos que componen el cerramiento.